Un buen nivel de pH es uno de los factores más importantes si queremos disfrutar de un baño agradable y saludable. Para ello, es fundamental  la puesta en marcha de la nivelación correcta del pH 7,2-7,4.

Problemas de no tenerlo regulado:

  • Si el pH está más alto de 7,8 el cloro pierde un 75% de efectividad.
  • Es agresivo con la piel y si está muy desnivelado puede ser perjudicial para la salud.
  • Degrada los materiales con lo que esté en contacto.

Consecuencias:

  • Por mucho que se aumente el cloro o las horas de filtración no se llegará a desinfectar correctamente, consecuentemente se aumentaria el nivel de cloro y también es perjudicial para la salud.
  • A la hora de ajustarlo si está demasiado desnivelado y no se hace correctamente se puede modificar el nivel de la alcalinidad, que sede estar entre 80 y 120 ppm.

Solución:

  • Si el pH está bajo añadirle aminorador de pH, se aconseja diluir la cantidad necesaria antes en un cubo con agua y luego verter muy poco a poco en la piscina con la filtración en funcionamiento. Si no se hace lentamente puede afectar a la alcalinidad.
  • Si el pH esta alto añadirle incrementador de pH con el mismo método.

Una vez que ya tengas nivelado el pH entonces puedes añadirle el cloro y realizar la desinfección correctamente.

Mejorarlo:

  • Una forma de evitarnos este problema es instalar un dosificador automático de pH para piscinas.
  • El dosificador de ph de piscina tiene una sonda que va comprobando contínuamente que nivel tiene, cuando detecte que no está dentro de su parámetro se activa para añadir el producto indicado según el tipo de agua para nivelar el pH.
  • Esta adición de producto se hace poco a poco hasta conseguir el nivel deseado y se para cuando llega a su nivel.
  • Evitamos bruscos de pH sin alterar la alcalinidad.

Si quieres más información, ¡no dudes en escribirnos y te asesoraremos en todo lo que necesites!